PACKS

 

Con un teléfono satelital nunca estará incomunicado

No importa dónde se encuentre, con un teléfono satelital nunca estará incomunicado. Y es que desde su invención, estos aparatos han sido responsables de salvar vidas y proporcionar comunicación en situaciones críticas o simplemente cuando las redes terrestres han fallado.

A diferencia de las redes celulares, que pueden ser muy vulnerables, las redes satelitales rara vez se encuentran fuera de servicio, lo que significa que si dispone de un teléfono por satélite la conexión con los servicios de emergencia, agencias gubernamentales, familiares o amigos está garantizada.

En áreas remotas u hostiles como el desierto, el mar o la profundidad de la selva amazónica; así como también en situaciones de urgencia o desastres naturales, el teléfono celular se convierte en un aparato inútil y lo deja totalmente incomunicado. Pues bien, la telefonía por satélite resuelve este problema, ya que recibe cobertura desde cualquier lugar y en todo momento.

¿Cómo funciona la telefonía satelital?

Tal como su nombre lo indica, un teléfono satelital permite la comunicación a través de satélites que se mueven alrededor de la órbita de la Tierra para brindar cobertura telefónica en cada rincón del planeta.

Esto quiere decir que siempre que se encuentre en lugares exteriores y el cielo esté despejado, podrá realizar llamadas, enviar o recibir mensajes de texto o correos electrónicos cortos, brindar datos de Geolocalización y más.

Estos dispositivos dependen de una red de poderosos satélites que se fija, o bien por encima del Ecuador (Geoestacionarios), o en la Órbita Terrestre Baja (LEO, por sus siglas en inglés).

Los satélites geoestacionarios se mantienen fijos en un solo punto de la Tierra y su órbita se sitúa a una altura mayor a 36.000 kilómetros de la superficie del planeta, por lo que pueden proporcionar el servicio en un área mayor.

Mientras que  en la Órbita Terrestre Baja,  los satélites se sitúan en diferentes partes de la Tierra y vuelan más bajo, generalmente entre 400 y 700 kilómetros de la tierra. El resultado es una mayor cobertura y mejor calidad de sonido.

Cuando usted realiza una llamada, ésta es trasmitida desde su teléfono al satélite más cercano y visible desde su posición, que después devuelve la señal a la Tierra.

Terminales a prueba de todo

Los teléfonos satelitales son robustos, resisten a las condiciones más extremas, soportan arañazos, golpes, salpicaduras de agua y polvo y no dependen de una infraestructura terrestre local, lo que los convierte en el método más eficaz para los organismos de búsqueda y rescate ante una emergencia.

Asimismo, la telefonía satelital garantiza seguridad absoluta frente al espionaje o a los ataques piratas informáticos, por lo que es una alternativa infalible para autoridades gubernamentales y agencias de seguridad y defensa.

Los teléfonos por satélite también son utilizados tradicionalmente en las áreas marítima, aérea y petrolera, en los medios de comunicación, la minería o agropecuaria.

Y aunque parezca algo insólito, todavía existen lugares con cobertura celular limitada o donde el servicio de línea terrestre es inexistente y no permite realizar o recibir llamadas normalmente, por lo que muchos particulares están optando por comprar un teléfono satelital para satisfacer sus necesidades vitales de comunicación.

Mayor rentabilidad

Actualmente los teléfonos por satélite son compactos, ligeros, pesan poco y pueden ser de, aproximadamente, el mismo tamaño que un teléfono celular. Algunos ofrecen altavoz integrado o puerto mini-USB actualizado de datos.

Teléfonos Satelitales

 

A diferencia de los cargos de roaming en países extranjeros, la comunicación por satélite cuesta lo mismo sin importar en qué lugar del planeta se encuentre. Además, gracias a Satway -la aplicación gratuita que hemos creado para IOS y Android- puede recibir mensajes de texto de parte de sus familiares, amigos o contactos sin costo alguno. 

Más ventajas

– Teléfonos satelitales: 10 preguntas que revelan más sobre ellos

– Algunos modelos disponen de pantallas a color y menús similares al de los terminales GSM.

– Uso fácil e intuitivo similar al de un teléfono celular, que le permite comenzar a utilizarlo desde el primer momento.

– Batería con alta durabilidad. Algunos terminales ofrecen una duración de hasta 30 horas en espera y seis en uso.

– El 90% de los dispositivos cuenta con GPS incorporado, que permite enviar  información de geolocalización de forma automática.